lunes, 26 de julio de 2010

Mi viaje a Santander

¡Minivacaciones! ¡Qué bien me han sentado!

Os cuento lo que he hecho en mi domingo minivacacionero. Suprimiré los detalles sexuales.

Salí del trabajo a las 20:30, después de atender a una señora especialmente pesada. Mi jefe insistía en que se quería venir con nosotros, que le hiciéramos hueco en el coche, que le dejáramos comiendo langosta en Santander y que luego le fuéramos a buscar para volver… ¡Los cojones! Tú te quedas aquí al calorcillo de Madrid, que yo me voy.

Ya estaba Álvaro esperándome a la puerta de mi trabajo. Salimos directos a Santander. Del viaje en si no hay mucho que contar. Comimos bocatas y atropellamos un gato.

Llegamos a la puerta del hostal a las 00:30. ¡No está mal: 4 horas! El hostal estaba super bien. Teníamos un apartamento con salón, cocina, habitación y baño.

El domingo por la mañana Álvaro iba a bucear, así que me quede durmiendo hasta que el volvió del buceo. Decid lo que queráis, pero la mejor forma de aprovechar un viaje es pasarlo durmiendo. Cuando el volvió ya estaba despierta, duchada y vestida, así que fuimos a dar una vuelta por el paseo marítimo y a comer (escapando de los menús de la suegra ¡Muahaha!). Dimos otro paseo y nos fuimos a dormir la siesta.

Por la tarde fuimos a la playa. Álvaro, el muy tonto, no se atrevió a meterse en el agua porque estaba muy fría, pero yo sí, y bien que lo disfruté. ¡Que hacía dos años que no pisaba la playa! Estuvimos toda la tarde ahí, nos cambiamos en el hostal y fuimos a cenar.

Primera línea de playa, me comí un plato de melón y piña con jamón (¡estaba super rico!) y una lubina. La presentación de los platos era magnifica. Y de postre me comí pudin de coco con helado de mantecado (¡mmm!).

Llegó la hora de irse a dormir. Al día siguiente a trabajar. Menudo coñazo. Pisé la playa por última vez y a las 11:00 estábamos saliendo de nuevo para Madrid. Me quede dormida en el coche (tenía un sueño…) y a las 15:00 estábamos de muevo aquí.

He de decir que a pesar de la paliza que es el viaje en coche, mereció la pena. Voy a tener que hacer más escapaditas de esas. ¿Alguna recomendación (dentro de España)?

4 comentarios:

Humor sobre nada dijo...

jaja primero: Me reí mucho con "Suprimiré los detalles sexuales". jaja.
Segundo: Como que no hay mucho que contar?, y el pobre gato??? jaja.
Tercero: Supongo que no comiste ensalada en todo el viaje jaja

Saludos y me alegro que lo pasaras tan bien. Es bueno romper la rutina

Gabriel Cruz dijo...

Tu viaje se antoja, no sabría decirte de lugares en españa ya que no se me ha ocurrido investigar de lugares por allá (no es pretexto que sea de México, igual podría investigar para cuando yo quiera ir para allá).
Se ve que la pasaste muy bien y es cierto, lo mejor de las vacaciones es poder estar bien descansado, desgasta el estar de vacaciones toodo el día del tingo al tango, hay que dare chance al cuerpo de relajarse y disfrutar de lo vivido :)

Teté dijo...

Humor: Hombre, ¡no quieras que te los cuente! XD Pobre gatito, pero tampoco habriamos podido hacer nada. Ibamos a 140 km/h, no habriamos podido frenar, y si hubieramos frenado lo habriamos atropellado igual y habriamos causado un accidente. Y no, la ensalada no la toque XD

Gabriel: La verdad es que lo pase muy bien, aunque acabe agotada.

Anónimo dijo...

Resumen:

-No has hablado del gatito lo suficiente, ni del resto de animales que he atropellado.

-Tienes que explicar porque santander es bonito: playas, paseo maritimo, frio de cojones...

-El hotelito, cortesia de tu suegra...

-El medico, motivo del viaje

-Los restaurantes, bonitos y variados y de Gines...

-Tete en Tetas... y otras tetas en la playa.

muchas cosas, vaya